lunes, 29 de octubre de 2007

Música de Fondo para Cualquier Fiesta Animada

En 1975 aparece el primer disco de Charly que generaría polémica. Originariamente se iba a llamar "Instituciones" a secas, pero al ser censuradas dos canciones de dicho disco (Juan Represión y Botas Locas, se imaginarán el porque) Charly decidió llamarlo irónicamente "Pequeñas Anécdotas Sobre Las Instituciones". Desde allí viene esta canción de Protestas de Pura Cepa, que no pudo ser censurada por el simple motivo de que cuenta una historia, como si fuera un cuenta, al mejor modo de "Canción de Alicia", sin dar nombres. Aunque todos se darían cuenta que se refería a López Rega, Isabelita y el entonces nuevo Jefe del Ejercito, don Jorge Videla, que ya empezaba a mover los hilos de lo que vendría más adelante.

Había una vez
el resultado de un juez
que era amante de los jueves.

Un Gran Señor,
que sufría el deshonor
de sus sirvientas infieles.

Y una mujer neurótica sirviendo el té
en las habitaciones de algún juez
disponible el primer jueves del mes.

Había una vez
una casa con tres
personas en una mesa.

Uno en ingles,
otro hablaba en francés
y el otro hablaba en caliente.

Cada uno mantenía su conversación
que giraba en tres temas en cuestión:
amor libre, propiedad y represión.

Y en la casa la noche pasa amablemente
el Señor con el juez y el juez indiferente
si alguien se ríe de él.

Había una vez
un país al revés
y todo era diferente.

Todo el color,
el oro y el sol
pertenecían a la gente.

En esa casa dividieron el pastel
y no dejaron nada sin comer.
La bandeja se la llevó la sirvienta.

3 comentarios:

Ivana Carina dijo...

Pero ché!! Buenísima letra!!
Y no me la sé a la canción...
mhmmmm... te has complotado con mi familia vos...
Ya la voy a buscar y me la voy a aprender!!! Y armamos un fogón y meta cantar no más!!!
Besos!!!
Patagónica trasnochando...

Manufrusciante dijo...

Música de fondo para cualquier fiesta animada
Versión original (censurada):

Había una vez
en la casa de un juez
una fiesta impresionante:
vino y caviar, y mujeres sin bailar
y marihuana en los cuartos
y un presidente hablando
sobre un pueblo en paz
y la manera de pacificar
a las bocas que pedían libertad

Había una vez
una casa con tres personas en una mesa:
un leñador con su hijo menor
y su mujer blanca y gruesa.
Sus vidas eran miserables bajo el sol
y el que levantó el brazo con dolor
está muerto, alguien dijo, por error.

Y en la noche
la fiesta pasa amablemente
y hasta el juez se acuesta
con el presidente,
baila y ríe.

Había una vez
un país al revés
sin jueces ni presidente,
donde el oro y el sol
pertenecían a la gente.

Anónimo dijo...

Otro de los temas que está en mi "top 10" de García.

Letra, música, arreglos, las voces, todo...




Hugo.

Mucho se habla de la capacidad compositiva musical de Charly. Aca hablamos de su capacidad para escribir los versos más conmovedores, más románticos, más comprometidos, más satíricos y mas irónicos de la música en castellano.