martes, 15 de enero de 2008

Las Increíbles Aventuras del Señor Tijeras

Con tan solo 22 años, Charly compuso y grabó lo que sería una de sus obras cumbres. Luego de los dos primeros discos de Sui Generis, García se podía permitir experimentar consonidos más complejos, que vendería igual. Dentro de ese concpeto, introdujo letras muchísimos mas comprometidas en el marco de una realidad argentina que era más que deplorable en lo que a derechos humanos concierne. Instituciones fue presa de las cosas que asimismo denunciaba. Fue tan censurado que quedaron fuera del mismo dos canciones (Posteriormente incluídas en la reedición) y la letra de algunas canciones tuvieron que ser modificadas. Fue tal el desagrado del joven García que modificó el nombre del disco a modo de sarcasmo, llamándolo entonces "Pequeñas Anécdotas sobre las Instituciones". Una de las letras modificadas es la que se transcribe a continuación. Dedicada al Censor de cine de aquellos años, el Señor Tato (que no tiene nada que ver con el actor cómico de la nación, Tato Bores) La estrofa en cursiva fue censurada. Iría antes de la última de la versión conocida.

Escondido atrás de su escritorio gris,
un ser bajo, pequeño, correcto y gentil,
atiende el teléfono y nunca está.
Mira a su secretaria imaginandolá
desnuda y en su cama y vuelve a trabajar.

Entra en el microcine y toma ubicación.
Hace gestos y habla sin definición.
Se va con la película hasta su hogar.
Le da un beso a su esposa y se vuelve a encerrar
a oscuras y en su sala de cuidar la moral.

Entra ella y se va desvistiendo,
lentamente y casi sonriendo.
Alta, blanca, algo exuberante.
Dice "Hola" y camina hacia adelante.
Mira al hombre pequeño que se raya
cuando ella sale de la pantalla.

Y el hombre la acuesta sobre la alfombra.
La toca y la besa, pero no la nombra.
Se contiene, suda y después,
con sus tijeras plateadas, recorta su cuerpo,
le corta su pelo, deforma su cara, y así rutilada
la lleva cargada hasta la pantalla, justo a la mañana.

No conozco tu nombre ni se más quien sos.
Vi tu nombre en el diario y nadie te vio.
La pantalla que sangra ya nos dice adiós.
Te veré en veinte años en televisión,
cortada y aburrida, a todo color.
A todo color. A todo color.

Yo detesto a la gente que tiene el poder
de decir lo que es bueno y lo que es malo también.
Sólo el pueblo, mi amigo, es capaz de entender.
Los censores de ideas temblaríán de horror
ante el hombre libre con su cuerpo al sol.

5 comentarios:

MAROJUNO dijo...

Oye que ácido el charly eh? que buena letra...y eso que dice es muy cierto...sólo el pueblo es capaz de entender. Saludos bruno.

Tallyerand dijo...

Te peudo decir algo? me haces enterarme de cosas que ni imaginaba de Charly...gracias por eso

Kissi dijo...

Buenísimo el blog...justo ahora estaba escuchando Good Show, que lo tenía abandonado. Hay algo más noble que “Yo no te quiero olvidar, no soy un tibio en esta historia. Yo quiero darte un lugar, yo te voy a rescatar”, ouch.

Bruno dijo...

Marojuno: Es ácido como él solo.

Tallyerand: Es un gusto poder compartir la vida de un incomprendido.

Kissi: Gracias por el halago. Respecto a la nobleza de esa canción, si, es indiscutible, como muchísimas otras de García, un grande.

Anónimo dijo...

"Te veré en veinte años en televisión,
cortada y aburrida, a todo color."

Es un maldito profeta... muchas son las películas que, muchos años después, pasó justamente eso.

en televisión, cortada y aburrida... y a todo color...

Pero cómo puede éste tipo (Maestro) haber (pre)dicho algo así!!!!


Hugo

Mucho se habla de la capacidad compositiva musical de Charly. Aca hablamos de su capacidad para escribir los versos más conmovedores, más románticos, más comprometidos, más satíricos y mas irónicos de la música en castellano.